Por María del Carmen Colonio García, becaria de PRONABEC*

María del Carmen ganó la beca Presidente de la República de PRONABEC en 2019.

Hace más de un año llegué a Australia, gracias a la beca Presidente de la República (hoy beca Generación Bicentenario) para estudiar la maestría de Information Technology Management en The University of Sydney.

Como parte de mi experiencia puede decir que, el estudiar y vivir en otro país, favorece el crecimiento personal y profesional. Favorece el desarrollo del pensamiento crítico, y te permite estar abierto a nuevas ideas, analizando múltiples contextos, así como, conocer lugares y vivir experiencias que quizás creías inimaginables. Es por ello que, para mí, estudiar en Australia ha sido una experiencia emocionante, cargada de retos y aprendizajes, que al final del día resultan reconfortantes y me llenan de orgullo.  Los retos se dan no sólo por las brechas tecnológicas existentes entre Perú y Australia y la diferencia en el idioma, sino también por el impacto causado por la pandemia a nivel educativo.


“Para mí, estudiar en Australia ha sido una experiencia emocionante, cargada de retos y aprendizajes, que al final del día resultan reconfortantes y me llenan de orgullo”. 


Entre Australia y el Perú existe una amplia brecha en el uso de las TICs, área en la que me desempeño. Australia es un país líder en innovación tecnológica, es por ello que durante la maestría he aprendido sobre múltiples tecnologías, incluso aquellas que se encuentran en la etapa de Investigación y Desarrollo como Quantum Computing, sus aplicaciones e impacto en diferentes sectores industriales, así como el papel que puede desempeñar el gobierno para regularlas. Esto es importante porque el avance tecnológico es transversal y afecta a todas las sociedades, entre ellas el Perú, y el contar con profesionales preparados para liderar los cambios causados por las disrupciones tecnológicas le permitirá al país mantener el rumbo en miras al desarrollo.


“Entre Australia y el Perú existe una amplia brecha en el uso de las TICs, área en la que me desempeño. Australia es un país líder en innovación tecnológica, es por ello que durante la maestría he aprendido sobre múltiples tecnologías”.


Con respecto a la diferencia en el idioma, recuerdo que, al iniciar la maestría, en una de las primeras clases, un profesor nos preguntó cuál era nuestro país de origen, y de aproximadamente 300 estudiantes yo era la única alumna de Sudamérica, y la única que hablaba español. Esto ayudó a que mi nivel de inglés mejore rápida y considerablemente, ya que era una necesidad y el único medio para conocer a mis compañeros de clase, discutir los temas estudiados y crear amistades que espero se puedan mantener por muchos años.

A nivel educativo y profesional, la adaptación a los nuevos métodos de estudio también ha sido parte de mis retos como estudiante internacional. Debido a la pandemia COVID-19, muchos estudiantes no ingresaron al país o algunos regresaron a sus respectivos países para estudiar virtualmente desde allá. Y dado que todos los cursos de la maestría requieren trabajos grupales, tuve que formar equipos de trabajo con profesionales que se encuentran en Alemania, China, Arabia Saudita, entre otros países. Es así que, el concretar reuniones, delegar actividades y presentar proyectos, teniendo en cuenta las diferencias horarias entre los miembros del equipo y aprovechando las herramientas digitales disponibles, ha enriquecido mi experiencia estudiantil y me ha preparado para un mercado laboral cada vez más competitivo y globalizado.

Por ello me siento muy afortunada de estudiar en una prestigiosa universidad con profesionales líderes, en un entorno de aprendizaje que fomenta la colaboración, la innovación y el intercambio cultural. Esta maestría me ha permitido compartir actividades con profesionales de la misma área de estudios, pero con distinto background, y, por ende, con distintas formas de abordar, entender y solucionar los problemas. Considero que eso es lo que hace más enriquecedora esta experiencia, porque el intercambiar ideas y puntos de vista con profesionales que han vivido en contextos diferentes al tuyo, te hace aprender a escuchar, entender y adquirir un pensamiento más crítico, una perspectiva global y aprendes a pensar fuera de la caja.

A nivel personal, definitivamente esta experiencia me ha impactado de la mejor manera. Australia tiene una diversidad cultural tan grande, que al vivir aquí no solo aprendes a valorar la cultura australiana, sino también a todas las culturas presentes en este país. El tener amigos y colegas de distintos países me ha ayudado a conocer y valorar sus culturas, religiones, así como también me ha motivado a probar sus platos típicos y aprender palabras o frases de sus idiomas. Esta enriquecedora experiencia me ha permitido desarrollar habilidades y crear gratos recuerdos que, estoy segura, durarán toda la vida.


Me siento muy afortunada de estudiar en una prestigiosa universidad con profesionales líderes, en un entorno de aprendizaje que fomenta la colaboración, la innovación y el intercambio cultural. Esta maestría me ha permitido compartir actividades con profesionales de la misma área de estudios, pero con distinto background, y, por ende, con distintas formas de abordar, entender y solucionar los problemas”.


Estas experiencias no han sido adquiridas solo por un interés personal, sino que también han sido fomentadas por la universidad, que con sus más del 200 clubs y sociedades, busca integrar a estudiantes con similares intereses, sin importar la nacionalidad, carrera o grado académico. Este semestre me uní al club de Kayak, y lo practico casi todos los sábados (antes de llegar a Australia jamás lo había intentado). Este deporte ha despertado en mi un espíritu aventurero, ya que he pasado muchas veces por debajo del Harbour Bridge, o he visto la Opera de Sídney desde un ferry (un medio de transporte australiano), pero la experiencia de hacerlo desde una balsa pequeña de kayak, no tiene precio. 

Adicionalmente, la Universidad también crea múltiples actividades para estudiantes internacionales de todas las carreras para visitar lugares turísticos o reservas naturales. Estas actividades son cubiertas al 100% por la universidad, y por lo general ocurren durante las vacaciones y a mitad del semestre, lo que me ha permitido conocer a más profesionales de distintas carreras, ganar nuevas experiencias, visitar hermosos paisajes y aprender de cultura australiana y sus orígenes.

Sin duda, puedo afirmar que es una de las mejores experiencias de mi vida, y me gustaría que al igual que yo, muchos profesionales peruanos tengan la oportunidad de conocer este gran país, ganar nuevas experiencias y recibir una educación de calidad.


*María de Carmen Colonio ganó la beca Presidente de la República de PRONABEC el 2019. Se encuentra estudiando en Australia la maestría de Gestión de la Tecnología de la Información en la Universidad de Sídney.

Más de nuestro blog

¿Quieres difundir las buenas noticias?

¡Comparte esta campaña!