Por: Diego Portugal Del Pino*

Ficus Perú es una ONG peruana fundada en 2015 con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas con tecnologías verdes. La fundamos Nicole Heise (actual presidenta), otros compañeros de mi colegio y yo. Comenzamos nuestras actividades elaborando proyectos sostenibles en los asentamientos humanos al este de Lima.

Nuestra primera iniciativa fue el proyecto piloto en el asentamiento humano Las Praderas en San Juan de Miraflores. Dado el contexto histórico y cultural de la formación de los asentamientos humanos en Lima, varios de ellos comenzaron como viviendas temporales, y por lo tanto no tienen servicios como agua y alcantarillado, electricidad o sistemas de recolección de residuos. Por lo tanto, produjimos una serie de alternativas que podrían mejorar sus condiciones de vida, como la transformación de su vertedero informal en un parque recreativo con áreas de juego, el inicio de un proceso de segregación de residuos en la zona, la implementación de talleres continuos con la población, etc.

Sin embargo, el inicio de dicho proyecto y la organización en general fue un poco complicada. Primero, porque no teníamos un equipo sólido y la mayoría de los integrantes éramos jóvenes recién graduados o a punto de terminar nuestras carreras universitarias; por lo tanto, no contábamos con muchos recursos económicos ni suficientes miembros para su implementación.

Con tales carencias, nuestra estrategia en los primeros meses de la organización se basó en dos puntos:  formar un equipo sólido que nos permita implementar nuestras actividades; y comenzar el proyecto con nuestros fondos – la mayoría de los fundadores tenían un trabajo aparte lo cual permitió solventar hasta cierto punto los gastos iniciales. Estas dos estrategias funcionaron a la perfección. En poco tiempo pudimos consolidar un equipo de 8 personas y tener el proyecto en marcha nos permitió contar con evidencias que avalen nuestro trabajo. En paralelo, aplicamos a los fondos del Programa de Ayuda Directa del Perú (Direct Aid Program), y al inicio del 2016, la embajada nos informó que lo ganamos. El mismo embajador de Australia en ese momento – Nick McCaffrey decidió visitar el proyecto para dar su visto final y aprobación a nuestro proyecto.

Visita del embajador Nick McCaffrey al Asentamiento Humano Las Praderas. Foto: Ficus Perú

El proyecto piloto Las Praderas ayudó a consolidar un eje de acción para los próximos años. Primero, permitió a Ficus Perú darse a conocer como un actor clave en Lima con el tema de los bosques urbanos tanto a nivel nacional como internacional. Por ejemplo, recibimos la invitación de la Organización para la Alimentación y la Agricultura de las Naciones Unidas (FAO) para presentar los resultados de este proyecto en el I Foro Mundial de Bosque Urbanos, realizado en Italia.

La presencia de Ficus Perú en ese evento ayudó a forjar alianzas estratégicas con otras organizaciones internacionales como el Servicio Forestal de los Estados Unidos o la misma FAO. A partir de este foro mundial, la FAO volvería a invitar a Ficus Perú al foro regional de bosques urbanos que fue organizado en Colombia.

Otra oportunidad que nos dio el proyecto piloto Las Praderas, fue organizar en 2018, un taller sobre Infraestructura Natural Urbana en el Perú con el apoyo de la FAO, de Centro Urbes y de la Municipalidad Metropolitana de Lima. Este taller fue un gran paso para dar a conocer las acciones de la organización con otros actores relevantes en la ciudad y poner en la mesa – una vez más – que Lima necesitaba una hoja de ruta en el tema de bosques urbanos, pues para ese momento había una carencia en la promoción de áreas verdes en Lima.

Dada la necesidad de seguir promoviendo espacios de intercambio de conocimientos sobre los bosques urbanos entre expertos locales, al inicio del 2020, Ficus Perú con apoyo de las ONGs alemanas Latinka, Gaia-liNc, la Universidad Científica del Sur, el Centro Internacional de Migración y Desarrollo (CIM), el Servicio Forestal de los Estados Unidos y la Embajada de Australia en el Perú; organizó el primer seminario de Soluciones basadas en la Naturaleza en el Perú.

El apoyo de la embajada de Australia fue de nuevo oportuno para la realización de este evento, pues pudo gestionar la participación de Rob Adams, director de diseño de ciudad de Melbourne, ciudad considerada por la FAO como un ejemplo exitoso en bosques urbanos. Rob Adams habló sobre los desafíos que tuvo que enfrentar Melbourne para convertirse en un ejemplo de ciudad sostenible.

Todas estas iniciativas han permitido a Ficus Perú empujar el tema y la importancia de los bosques urbanos en Lima, ya sea con el uso del término de soluciones basadas en la naturaleza, infraestructura natural urbana, o áreas verdes. En líneas generales, el apoyo de la embajada ha sido crucial para promover este tema.

Durante este tiempo, además, Ficus Perú ganó otros fondos de ayuda para diversos proyectos a desarrollar en San Juan de Miraflores. Actualmente, Ficus Perú está trabajando un proyecto de valorización de árboles urbanos, utilizando la plataforma iTree. Esta plataforma se enfoca en los beneficios ambientales y cuenta con el apoyo del Servicio Forestal de Estados Unidos.

En el ámbito académico vamos a comenzar la elaboración de evidencia científica sobre la importancia de los bosques urbanos en la salud de las personas, particularmente en el contexto de COVID-19. Es importante empezar a valorar las áreas verdes, no solo en términos ambientales (calidad del aire, captura de carbono, cambio de temperatura, etc.), pero también psicológicos (reducción de estrés, depresión, ansiedad, etc.). El desconocimiento sobre espacios verdes – bosque urbano – no solo retrasan la adopción de prácticas ambientalistas, sino también los efectos en la salud y bienestar emocional en la población.

Para lograr este objetivo creamos alianzas con Rita Ames, experta en salud ambiental egresada de la Universidad Monash de Australia y con representantes de la Universidad Científica del Sur, quienes ya han elaborado estudios similares. Esperamos obtener mayores niveles de bienestar emocional en residentes que viven cerca de bosques urbanos, en comparación con grupos de individuos que no disponen de áreas verdes cerca a sus residencias. La evidencia obtenida junto con los otros proyectos en campo servirá como precedente para impulsar la formulación de políticas públicas que favorezcan los bosques urbanos y posibles soluciones basadas en la naturaleza, desde la perspectiva de los beneficios en salud mental.

Si quieren saber más sobre Ficus Perú, por favor, escribanos a info@ficus.org.pe, o síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, LinkedIn, Twitter


*Diego estudió Ciencias Ambientales en la Universidad James Cook en Australia. Actualmente trabaja como consultor para la WWF Internacional y es co-líder del grupo temático de las soluciones basadas en la naturaleza de la comisión de manejo de ecosistemas de la UICN (ambas en Berlín, Alemania).  En Alemania fundó la ONG gaia-liNc, que se enfoca en desarrollar proyectos sostenibles en Latinoamérica. Diego sigue colaborando y siendo parte de la junta de directores de Ficus Perú, la cual es presidida por Nicole Heise.

Más de nuestro blog

¿Quieres difundir las buenas noticias?

¡Comparte esta campaña!